Música: Entrevista a Javier Vargas, blues y rock con raíces

Javier Vargas, guitarrista, líder da la Vargas Blues Band Foto: Edy RodriguezNacido en Madrid en 1958, llegó junto a sus padres de pequeño a Argentina. Vivió en Mendoza con sus abuelos, en San Luis y Mar del Plata, donde le regalaron su primera guitarra. "Empecé a tocar con doce años, tuve pocas clases en Mar del Plata, con Jorge Cámara unas 5 o 6 clases y unas 4 con el Flaco Roy, que era un guitarrista de allá, en 1969-70".
"Viví en Mendoza y San Luis desde el 65, del 65 al 67 vinimos a Buenos Aires, mis padres vivían aquí, mi padre y mi abuelo eran arquitectos, construyeron un hospital Policlínico de Buenos Aires y muchas casas. A finales de 1967 estuve viviendo en un hotel en Avenida de Mayo, yo era muy pequeño, y estábamos en el hotel y se oía una guitarra enfrente. En una de las casas, muy cerca de la 9 de Julio, y crucé con mi hermana, allí vivía un guitarrista que se llama Pichacho Moreno, estaba con un grupo de músicos de la época y entre ellos estaba Tanguito". 

Este primer contacto con los músicos pioneros del rock argentino marcaría un rumbo muy definido en la vida de Vargas. "Me acuerdo que le decían Tanguito, Tango, llevaba unas mallas azules, yo no sabía quién era, pero era una época que siempre que oía una guitarra paraba la oreja. Los primeros álbumes que oí fueron Sergeant Peppers Lonely Hearts Club Band de Los Beatles,,y Axis Bold & Love de Jim Hendrix, y en esos años mi pasión, lo que yo quería era tocar la guitarra. Tenía una guitarra española y cuando llegué a Mar de Plata, saqué buenas notas en la escuela y mi viejo me regaló una Faim, la primera eléctrica".


América, el Sur y el Norte
De ahí en el año 71 mi padre por trabajo se mudó a Venezuela, vivimos en Caracas; y yo en el año 72 fui a España, visité a mi abuela y al llegar por un vecino me salió un trabajo, me subí a un crucero y estuve tocando durante dos meses por todo el Atlántico: Canarias, el Hamptons, Aruba, Curaçao, Jamaica, Venezuela y en uno de esos viajes volví a Caracas unos meses y decidí moverme a los Estados Unidos.
En el crucero tocaba con una Melody Maker Gibson, que había comprado en Caracas, mi primera buena guitarra. Tocábamos muchos temas de Santana, Beatles, Rolling Stones, temas de la época, cosas españolas, ahí toque muchísimos temas de Santana, ahí empecé a desarrollar el estilo mío, latino. Mis primeras influencias fueron sacar temas de Hendrix o de Fleetwood Mac con Peter Green, o Cream.

Nashville, el corazón de la música country
A fin del año 73 me fui a Nashville y volví a Caracas unos meses en el 77 y de ahí me fui a España. Estuve viviendo unos 4 años en Estados Unidos. Primero en Nashville y luego en me fui a Los Ángeles, California.
En Nashville estuve con mi amigo Larry Cotton, un amigo venezolano con padre norteamericano, compartíamos casa y tocábamos guitarra, tuvimos algunos grupos ahi. Al principio toqué mucho country, porque Nashville es la ciudad del country, aunque en los clubs había mucho rock n roll. Lo más accesible cuando llegué eran los cantantes que necesitaban un guitarrista solista para acompañarles, con la guitarra acústica o eléctrica. A medida que estuve viviendo ahí, me metí en una banda de rock n roll de versiones, hacíamos temas de los Eagles, de ZZ Top, The Who.
¿Ya hablabas inglés?
Estudié el idioma de pequeño en España y en Venezuela. No tuve ningún problema, todas las noches tocaba en clubs, actué con cantantes country, me moví mucho por el Sur de Estados Unidos.
Conocí muchísimos músicos, conocí, a través de Wild Mc Pearson, a Waylon Jennings, un guitarrista y cantante con el que trabajé, conocí a Alvin Lee de Ten Years After, a Billy Cox de la banda de Hendrix, a John Sebastian.
Me contrataron para grabar en demos para artistas locales, fueron las primeras veces que me metí a un estudio de grabación. Llegó un momento en que empecé a grabar maquetas, demos de temas míos y los ofrecí a discográficas en Nashville. Pero me decían que ellos solo movían Country Music, que si quería Rock n Roll, que me fuera a California.

California, el sueño americano del rock
Entonces decidí sacar un pasaje e irme a vivir a Los Ángeles. Na´ más llegar compartí casa con una gente que conocí ahí, a través de un anuncio en UCLA, y después por periódicos donde buscaban músicos y tablones de anuncios de casas de instrumentos, conseguí una banda de funk que era del barrio de Watts en Los Ángeles, eran todos negros y tocaban canciones antiguas de James Brown y me metí con ellos por 5 meses. Tocaban en un club en Watts, era el único blanco que había en el club.
Después de eso en una tienda de guitarras donde iba, en Sunset Boulevard, vi un pequeño anuncio que ponía "We are looking for a mother fucking blues guitar player". Digo -Joder que anuncio más extraño. Lo agarré y cuando llegué a casa a las 9 o 10 de la noche llamé. Con la sorpresa de que quien había puesto el anuncio era Bob Hite el cantante de Canned Heat. Me empezó a preguntar qué guitarras tocaba, sobre el blues antiguo, mis influencias, cuando me hizo tantas preguntas técnicas, que me parecían las Les Paul 59, las viejas Strato, me di cuenta de que el tipo era alguien fuerte del mundo del blues. Le pregunto cómo se llamaba y me dice -Bob Hite. ¡Uff! Al día siguiente fui a hacer una audición y conseguí mi primer trabajo importante con Canned Heat. Estuve de gira, tocamos en Topanga Canyon.

La vuelta a Madrid a parir la Movida
Entonces me venció el visado y tuve que decidir, si volvía a España. Porque tenía la nacionalidad argentina, la venezolana y la española. Tenía que decidirme por cómo arreglar los papeles y por haber nacido en España, tenía que llegar a España, renovar el visado. Me fui a Caracas, y de allí a España. Me di de frente con el cambio político, la transición política, llegué justo en un momento histórico muy importante.
Me encontré con un Madrid que me encantó. Estaban ocurriendo cosas, la gente tenía ganas de cambio, la gente era super divertida, todas las noches había fiesta, había música, había ganas de hacer cosas, era la pre-Movida.
Me puse a trabajar con alguna banda, músicos que conocí en el local de ensayo, conocí a todos los músicos que había por ahí saliendo. Trabajé con Salvador, un guitarrista que tenía una banda que se llamaba Banana, y él me presentó a Miguel Ríos. En el año 1978, le enseñé unas maquetas, unos demos que tenía y grabé 3 discos con él, Los viejos rockeros nunca mueren, Rockanrol Bumerang y Extraños en el Escaparate. Compuse Un caballo llamado muerte, Generación Límite, Nueva Ola, temas muy importantes que fueron fundamentales dentro de su discografía.
Conocí a muchos a muchos artistas españoles. A Luz Casal, a Joaquín Sabina, con quien grabé en Conductores Suicidas, con Manolo Tena de Orquesta Mondragón, hicimos Sangre Española. Viví mucho de componer y acompañar, pero mi sueño era tocar en mi propia banda.
Las circunstancias y lo que vi me apeteció quedarme en España, empezó la Movida madrileña, tenía Europa cerca, donde tenía muchos amigos, viví un tiempo en París, otro en Londres. Volví a Venezuela y luego viaje a Nueva York, no paré de viajar pero en vez de tomar de centro Los Ángeles, tomé de base a Madrid para trabajar y hacer lo que a mí me gustaba.

Amplio abanico de influencias
Tanto en Argentina, que aunque era muy pequeño conocí el movimiento de rock "nacional" cuando salió Manal, Almendra, Los Gatos con Pappo. Cuando dejé Argentina, Pappo acababa de sacar su primer disco en solitario, Pappo´s Blues.
Para mí el rock argentino fue mi primera influencia, porque me hizo proyectarme y reflejarme en que se podía hacer rock n roll desde Latinoamérica en castellano, y era algo que yo tenía muy cercano. Me podía identificar con Led Zeppelin, o Black Sabbath; pero tener bandas que son de tu propia sangre, de tu propio país, de tu propio mundo, que hacen lo que a ti te gusta, eso vale.
Y después en Venezuela conocí mucha música latina. En esa época tocaba los Fania All Stars, en la música latina era lo que más me gustaba, Rubén Blades es mi favorito.

¿En Madrid te cruzaste con Moris Birabent?
Si a Moris lo conozco. Cuando llegué a Madrid en 1977, había un sitio que se llamaba El Poncho, lo llevaban dos argentinos, María y Federico, un dúo, que tenían alquilado un club, donde tocaban bandas. Fue el primer sitio a través de un amigo armonicista que me dijo que ahí había jam session todas las noches y muchos músicos argentinos. Conocí allí a Salvador, y cada noche tocaba Aquelarre, que vivían en Madrid. Conocí a Héctor Starc, Hugo Gonzáles Neyra, Emilio Del Guercio y Rodolfo García. Estaban ellos y también apareció Moris. También conocí a Ariel Roth y Alejo Stivel que después fueron los Tequila. Eso fue una especie de club donde no entraban ni 40 personas, en el año 77-78, allí coincidimos muchos músicos que desarrollaron una carrera. Moris ya venía de tener una gran carrera en Argentina, pero llegó a España para trabajar; el primer disco en España, lo grabó con los músicos de Tequila y la producción del Mariscal Romero.
En el año 80-81. Estuve mucho tiempo de gira y coincidía en recitales que tocaba Moris, Miguel Ríos, Tequila; después de habernos visto en ese club donde estábamos todos con la guitarra, con un montón de sueños queriendo hacer cosas, nos encontrábamos en escenarios grandes, campos de fútbol, plazas de toros tocando para miles de personas.

Tu carrera es vastísima, has tocado con músicos muy destacados, veo que has podido absorber muchas influencias y lo has podido sintetizar en tu propio estilo.
Esa es para mí mi mayor herencia, el poder haber vivido la música en primera fila, vivir el rock sureño en Nashville y después ir a Los Ángeles en el 76, y conocer a las bandas que se hicieron famosos en la Nueva Ola: los Ramones, Blondie, Television. Tuve la oportunidad de ir a un club y ver cada noche tocar a Van Halen, cuando no los conocía nadie. Tocaban encima de una puerta, versiones de Aerosmith, de Rainbow.
Cuando volví a España aparte de conocer el rock español me llamó mucho la atención el flamenco. He grabado con Raimundo Amador, con Chicuelo en el disco Madrid Chicago Live. Conocí en la época en que grabábamos Los Viejos Roqueros, a Camarón que estaba grabando en Polygram su disco.
Con el que más relación he tenido de tocar ha sido Raimundo Amador, y con Rafael Riqueni hicimos el disco Del Sur.

Llevas grabados 22 discos, en los últimos quince años has grabado una cantidad de discos.
Creo que cuando tienes creatividad nadie te tiene que poner cortapisas, para mí grabar un disco es como pintar un cuadro o escribir un libro. Yo los hago y que la gente los vaya descubriendo a lo largo del tiempo. Seguro que de todos esos discos siempre habrá alguno que guste más o que guste menos, para mí todos son importantes.
Tengo uno nuevo que ha sacado una compañía inglesa, la misma que sacó el anterior que hice con Carmine Appice, Heavy City Blues. Voy a girar por Europa, voy a tocar por segunda vez en el festival Hard Rock Hell y estoy colaborando con el hermano de Mick Jagger, Chris Jagger, con quien a lo mejor voy a tocar en Argentina.
Con Gaz Pearson, el cantante de Vargas Blues Band, hems grabdo un disco que se llama From the Dark, que sale en noviembre, lo van a lanzar fuerte en Inglaterra.
Mi estilo necesita de gente que pueda apreciar mi evolución creativa. Porque si tu fichas con Warner Latina, te van a obligar a hacer un producto latino. Mi producto es universal, puede ser latino, psicodélico, blues, pero yo no hago música que la puedan encasillar en el mercado latino porque "si no, no venderemos discos".
Es una de las cosas en que Warner no me ha encasillado aunque siempre quieren que hagas algo comercial para poder vender a otro público.

¿Qué repercusión tuvo el tema tuyo que grabó Santana?
Estuvo nominado al Grammy latino, salí en la portada del Billboard y eso por supuesto fue un espaldarazo, pero llevo dos décadas trabajando, colaborando, haciendo álbumes, he vendido cientos de miles de mis álbumes, pero todavía no tengo patente de corso, todavía tengo que seguir con pico y pala, todavía sigo en un bus girando por todos lados, encontrándome en un túnel en una tormenta de nieve sin poder salir, o en atascos en aeropuertos perdiendo vuelos o haciendo 11 conciertos en 14 días, como vamos a hacer ahora en Inglaterra, desde Escocia, Liverpool, Irlanda. Después vuelvo y tengo fechas en España, y en abril Europa: Escandinavia, Holanda, Alemania, Francia.
En Rusia he estado 4 veces, hay buenos músicos, a los rusos les gusta mucho el arte, la cultura, tengo seguidores en Rusia. Sorpresivamente, yo no sabía que tenía tantos. La primera vez que tocamos en Moscú metimos 2500 entradas vendidas, y la promotora viene y dice - Luego del concierto el Fans Club tuyo en Rusia te quiere invitar a cenar.
Pensé que me estaba vacilando; ¿yo tengo un club de fans en Rusia? y efectivamente me vienen como 20 personas con camisetas, con CD´s, con fotos, me invitan a un restaurante increíble, me graban una entrevista para programas de radio en Rusia, y automáticamente a los meses me volvieron a contratar.
A mí me parece que el mundo es igual en todos lados. Lo único que cambia es la forma de hablar, la gente lo que busca es tener trabajo, oír música, comer bien, que sus familias no tenga necesidades. La gente con buena onda está en todos lados, no noto diferencias. Hombre, naturalmente hay zonas del mundo que si vas te encuentras mal roll total, seguro. Pero en los ambientes en que me muevo la gente es muy similar. Eso es fruto de la globalización, vivimos en un mundo globalizado, y la gente, estás en Moscú, en Polonia, en Buenos Aires, en Berlín...todo se parece.

¿Piensas que el rock se ha domesticado? Antes el rock estaba en contra del sistema, era una fuerza que se oponía y eso le daba una cohesión, y un valor. Ahora se ha tornado más comercial, es un producto que digitan ciertos productores, "tocamos" una voz aquí, llaman a este o aquel guitarrista y sacan un cierto producto, ¿qué opinas de ese concepto de rock?
Pienso que todavía hay rock que tiene mensaje, que es más combativo, pero realmente ya nada es tan fuerte como parece. Realmente con Internet puedes encontrar blogs y páginas webs, que sean muy combativas contra el Sistema, y que te cuenten cosas, tú tienes información increíble. La información está ahí, hay que saber cuál es la real y cuál es falsa. Una banda puede ser real y auténtica o puede ser un producto mediático, muy comercial, hecho con el make up, la ropa, pero pienso que todo eso se siente.
¡Tú sientes cuando un artista es Bob Marley! Bob Marley era un artista revolucionario, o Jim Morrison, o John Lennon, ¿entiendes? Y sabes cuando un artista es un artista de plástico creado en marketing pa´ dar una imagen que no es real.
Creo que en ese sentido el público se da cuenta, lo siente. La gente no es tonta. La gente sabe cuál es la realidad. Después hay un producto de consumo que lo consume la masa, pero los grandes artistas que se han convertido en algo legendario, o los que puedan llegar a aparecer en el futuro, tiene que tener algo real que la gente se da cuenta.
Aunque en estos tiempos los medios de comunicación manejan la información. Manejan lo que ellos quieren proyectar y lo que la gente tiene que consumir. Por eso es cada vez más difícil, yo giro mucho por ahí y conozco grandes artistas, en los años setenta esos artistas surgían fácilmente y se daban a conocer y en todo el mundo podían salir artistas que fueran legendarios y tuvieran una fuerza para arrastrar masas.
Ahora cada vez, los que tienen la llave para que ese artista pase, lo miran con lupa y dicen ¿este artista nos interesa o no?¿no va a salir nunca déjalo que siga en ese circuito que no lo va a conocer nadie. Funciona así tristemente, el que tiene el control de los medios de comunicación controla las mentes, controla a la gente. En estos tiempos ya toda la media decide que artistas van a funcionar, que es lo que nos interesa que la gente joven consuma y oiga. Es un producto más fácil Miley Cirus que Bob Marley, que tiene un mensaje social muy fuerte, es un revolucionario. Miley Cirus va a aparecer, va a hacer unas posturas sexuales, es algo que siempre ha existido, ya lo tenía James Morrison, Mick Jagger, o lo tenía Janis Joplin.


La diferencia está en el corazón y en saber discernir qué es lo real y que es lo falso. Porque en un mundo tan amplio, o en Internet, puede haber cosas que son reales y cosas que no lo son. Hay verdad y mentira, pero tienes una fuente de información súper valiosa.
Cuando empecé a tocar la guitarra me movía a pie de calle, tenía que tomar un avión ir a Miami, agarrar un Greyhound Bus y viajar 24 horas, a Nashville, pasar por sitios, vivir en hoteles raros, conocer personajes de todo tipo. Eso era la vida real. Yo sigo viviendo la vida real, pero la gente joven que no tiene posibilidad de viajar y vive perdido en un pueblo, Internet es una ventana al mundo. Para mí Internet es actualmente lo que era la radio FM, es algo que te da la posibilidad de conocer y ver.


German Engineering Jobs
Write a comment ...
Post comment
Cancel